El E-cochaski

Notas socioambientales del Perú (y allá)

RAU-RAU, Tánkar | ¿El regreso del “Capitán Carlos”? noviembre 18, 2011

Abancay, 11.11.2011.(Tánkar Rau-Rau. Autor personal) | No es el nombre de una película de guerritas, tampoco el título de uno de mis libros (aunque no se descarta). Debió ser la portada de algún periódico sobre los últimos sucesos de Andahuaylas.

 En esta provincia Chanka, donde miles de comuneros, tanto de la ciudad como del campo, realizaron un paro indefinido pidiendo la cancelación de las concesiones mineras (Ares, Apurímac Ferrum, Sol Candente, etc.), los policías balearon y apalearon a los pobladores en las calles de la ciudad. Resultado: más de 30 heridos. No sólo balearon a los ciudadanos. Vimos por la televisión cómo los mismos efectivos policiales perseguían con hondas y piedras a los manifestantes. Ya no se trataba de controlar un conflicto social, sino de provocarlo.

La reacción de la población indignada se produjo cuando los ministros de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi, y de Agricultura, Miguel Caillaux, que tienen el grado de sargentos en el régimen de turno, fugaron del escenario de la negociación sin firmar los documentos redactados. Su Comandante, que se encuentra en Hawai, debió sentirse avergonzado. Dicen que para escapar contaron con la ayuda del congresista fujimorista Antonio Medina. Sólo el viceministro de Medio Ambiente, De Echave, permaneció en su puesto, firme como un árbol.

Después de estos hechos, uno empieza a preguntarse: ¿fuimos estafados por Ollanta Humala, nosotros que le entregamos 18 mil firmas de andahuaylinos para la inscripción del partido? ¿El Comandante pasó, como Fujimori, de inofensiva lagartija (candidato) a voraz lagarto (presidente)? Esto de atacar a la población civil con armas de fuego, ¿es sólo el desliz de algún ministro nervioso, o una política dictada desde las más altas esferas del poder?

Supongamos que fue por orden de algún ministro, en este caso del Premier Lerner Ghitis, protector de los Hochschild (dueños de la minera Ares, que tiene concesión en Andahuaylas). Debemos aclarar que los Hochschild financiaron en Apurímac a los candidatos de Fujimori. Si fue por iniciativa del Premier, entonces este señor debe irse a su casa. Y también debe irse el ministro del Interior, por dirigir un ejército de calichines y no de respetables policías. Si ocurre la renuncia de estos ministros, entenderemos que todo régimen puede equivocarse pero también rectificarse.

Si no saca a Lerner Ghitis y al ministro del Interior, y a los otros ministros que fugaron, sabremos que los lamentables acontecimientos de Andahuaylas ocurrieron por orden de Ollanta Humala. Y si fueron por orden del Comandante, las organizaciones de base y los pueblos tendremos que empezar a prepararnos para lo peor. Paros nacionales, movilizaciones, incluso un golpe de Estado. Porque los Humala nos enseñaron a los Chankas que si un presidente pierde legitimidad, al atacar al pueblo que lo eligió, es un deber sacarlo del poder a patadas.

—-
Recibido mediante correo electrónico
Fecha de publicación en el E-cochaski:
Viernes 18 de noviembre de 2011

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s