El E-cochaski

Notas socioambientales del Perú (y allá)

ROCA, David | El cuento del diálogo agosto 12, 2012

04.08.2012. (David Roca Basadre) | El gabinete del diálogo  escucha distraído un aburrido discurso enumerativo de pocos logros en el primer año del humalismo a la derecha, mientras en Celendín – en simultáneo – una incontrolable (por el Estado) fuerza policial, llevaba preso y torturaba al joven periodista Jorge Chávez Ortiz que con seguridad es, para la empresa minera Yanacocha, el más incómodo de todos los periodistas shilicos, y quizá cajamarquinos.

Podemos suponer que esa captura y maltratos no fueron orden del flamante ministro del interior sino de algún desatinado jefe policial en la zona, obsesionado por servir bien a sus mentores reales: los empresarios mineros.

No es poca cosa que las empresas mineras compren a buen precio los días francos de las fuerzas policiales, restándoles así la imparcialidad requerida de un funcionario estatal y abriendo paso a una solapada privatización de lo que es monopolio del Estado: el uso de la fuerza.

La responsabilidad de esto es de un Ministerio de Economía que intencionalmente, no me queda duda, permite la preminencia de todos los argumentos posibles, incluida la fuerza, para favorecer con ventaja lo que es su política prioritaria: la venta en cuadrículas de todo el territorio para abastecer bienestar ajeno. Bueno, seguro el señor ministro Castilla lo frasea más bonito para sentirse tranquilo, pero decimos lo mismo.

Son tantas cosas así las que cuestionan la idea de diálogo que hoy se instala, en la era post-Valdés. El ex presidente del Consejo de Ministros creía en la fuerza bruta, en la imposición sin muchos miramientos de sus políticas. El gabinete Jiménez entra con la propuesta del diálogo, siguiendo el libreto de la derecha más sonriente. Pero sin dudas, la definición de diálogo que maneja no incluye la posibilidad de renunciar a ninguno de los proyectos de actividades extractivas que están esperando o en marcha. Diálogo, para el nuevo gabinete, será tratar de convencer por todos los medios, que incluyen obras físicas y apoyos de todo tipo – los que si se ve bien, debieran darse de todas maneras, pues es su obligación – a cambio de lograr, sí o sí, que los emprendimientos mineros, petroleros, de reconstitución de grandes latifundios agrarios para la exportación, de concesiones madereras de difícil control en bosques, de actividades pesqueras para extraños, etc., salgan adelante, prosigan como siempre.

El giro a la derecha de Ollanta Humala se acentúa, se afirma con una lavada de cara que no ataca a lo sustancial y se encierra en la ceguera de siempre de las élites gobernantes. Muchos debieron sentir vergüenza ajena cuando el presidente mencionó como logro unos pocos miles de becarios jóvenes, siendo que hay una población juvenil que supera los dos millones mayoritariamente en situación de precariedad de empleo, o ninguna posibilidad de trabajar. O cuando – también por la dureza del ministro Castilla – no menciona aumento inmediato de sueldos y capacitaciones para los maestros, promoviendo de tal manera, torpe e indirectamente, el florecimiento de una tendencia sindical con fuerte presencia neo-senderista.

El anuncio de la reforma constitucional sobre el derecho humano al agua – satirizada por toda la derecha, la DBA y la suavecita, que soltaba chistes idiotas como que debiera también declararse el “derecho al arroz con pollo” – es un punto rescatable. Sin embargo, vista la compañía mayoritaria del presidente Humala, habrá que estar atentos a los matices con los que se concrete la medida.

Debió tal anuncio estar ligado a la anunciada propuesta de Nueva Minería que no ve la luz, y debiera incluir el fortalecimiento del Ministerio del Ambiente con traslado de la Autoridad Nacional del Agua, de todos los Estudios de Impacto Ambiental a ese sector, mayor capacidad real para la OEFA, entre otros. Sin embargo, no se oye padre. Y ya la supuestamente antiminera Tierra y Libertad le ganó la mano con una propuesta de nueva minería; para el debate, pero que allí está, circulando.

En suma, de diálogo solo el nombre. La misma política, fortalecida incluso, con una nueva estrategia para lograr inamovibles objetivos.

—-
Tomado del blog de David Roca en La Mula
Fecha de publicación en El E-cochaski:
Lunes 13 de agosto de 2012

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s