El E-cochaski

Notas socioambientales del Perú (y allá)

DEZA, Nilton | ¡Cajamarca, te quiero… por eso te defiendo! junio 2, 2012

01.06.2012. (Nilton Deza Arroyo) | En la llamada marcha por la paz han participado trabajadores mineros, sus familiares, y los trabajadores que no pudieron asistir, tuvieron que pagar para que otros vayan en su lugar. Trajeron con engaños a los campesinos del programa Juntos. Algún funcionario honesto que no se prestó al juego, sencillamente fue cesado en su cargo. A los proveedores los reunieron y los conminaron a desfilar, so pretexto de eliminarlos como tales, sino participaban. A otros les pagaron 50 soles.

El resto de manifestantes son ese puñado de cajamarquinos por el que debemos sentir vergüenza ajena. Se llenan los bolsillos con la pobreza del pueblo. Quieren que estas riquezas efímeras, que han sumido a Cajamarca en un abismo sin fondo; no se acaben.

En la otra cara de la moneda, hemos visto a los alumnos de la UNC vender bolsas de tela, para pan, con el fin de reunir fondos y adquirir sus pancartas para su marcha contra Conga.

Otra historia folclórica es el frustrado viaje de Isaac Humala a Cajamarca para apoyar el paro contra Conga. Su vuelo comercial no salió de Lima por “mal tiempo en Cajamarca”. Cuando se dieron cuenta que el cielo cajamarquino estaba completamente azul, apareció una bomba con dos botellas de gasolina en las afueras del aeropuerto cajamarquino ¡Patético!

Un vistazo a las regiones mineras del Perú, nos demuestra que todas ellas están en pobreza extrema ¡A esto llaman desarrollo!

¿Es que Cajamarca no ha visto desaparecer sus ríos, lagunas con Yanacocha? ¿No estamos penúltimos en los niveles de pobreza de todo el país? ¿Un pueblo completo no se contaminó con mercurio y su alcalde murió? ¿No han muerto varios campesinos en defensa de sus aguas y sus tierras? ¿Es Conga bienestar para todos los cajamarquinos? ¿Por qué la mayoría protesta?

Cajamarca que no quiere la minería conoce lo que ha sucedido con Yanacocha y sucederá con Conga. Quiere cosas tan sencillas como agua limpia para sus cultivos, para su ganado, finalmente, para beber. Que los peces vuelvan a los ríos. Que sus ciudades no se llenen de delincuentes. ¿Es mucho pedir?

Este mediodía hemos visto miembros de la policía nacional botarles a patadas las ollas de comida en la plazuela Bolognesi, a los campesinos que vinieron de provincias a protestar. ¡Cómo el oro trae tanta barbarie!

Por eso quiero repetir ese slogan que los marchantes coreaban a viva voz: ¡Cajamarca, te quiero… por eso te defiendo!

—-
Recibido mediante correo electrónico
Fecha de publicación en El E-cochaski:
Sábado 2 de junio de 2012

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s