El E-cochaski

Notas socioambientales del Perú (y allá)

LaRepublica.pe | “Debemos escuchar las señales que generan conflictividad y dar señales de cambio” (Entrevista a Manuel Pulgar Vidal) marzo 6, 2012

Lima, 04.03.2012. (LaRepublica.pe/ Rosa María Palacios) |

El Estado peruano, a través de la PCM, ha contratado a tres peritos en un caso en el que ya existe un estudio de impacto ambiental (EIA) aprobado. ¿Qué objetivo tiene el peritaje del proyecto Conga?

El peritaje se plantea como una respuesta frente a una situación de desconfianza. Es cierto que el estudio del impacto ambiental ya había sido aprobado en octubre del 2010 por el MEM. No obstante que uno podría decir ‘eso ya está administrativamente resuelto’, para disminuir la conflictividad, para generar algún nivel de entendimiento, en el gobierno se planteó la idea del peritaje escuchando lo que fue un reclamo de la población de Cajamarca y sus autoridades. El peritaje tiene tres tareas. Revisa el EIA, analiza las cuestiones vinculadas especialmente al tema de recursos hídricos, y propone mejoras.

(Foto: LaRepública.pe)

Ahora, ¿el peritaje es legal? Este no es parte de un proceso administrativo regular del Estado peruano. En ninguna parte de las normas ambientales en el Perú ni en las de Energía y Minas se establece una solución como esta. Por lo tanto, ¿qué naturaleza tiene este procedimiento?

Definitivamente no es ilegal. No forma parte de los mecanismos o formas administrativas, como habitualmente se resuelven este tipo de estudios. Es decir, hay procedimientos y el peritaje no forma parte de estos procedimientos administrativos. Eso quiere decir dos cosas. Uno, que cuando el peritaje se concluya lo que vamos a tener es un reporte. Pero ese reporte tiene que ser trasmitido al Estado peruano que  tiene que tomar una decisión. Es lo que yo he intentado muchas veces decir, al final del día es el Estado peruano el que toma la decisión. La gente de inmediato cree que cuando yo digo eso es ‘el Estado va a hacer lo que quiere’. No. No hemos contratado un peritaje para hacer lo que nos da la gana. No. Está para escuchar y sobre eso tomar una decisión. Y definitivamente, por otro lado, está la empresa. La empresa ha dicho, a través de Alberto Benavides de la Quintana, que ellos están dispuestos a someterse a aquello que sea resultado del peritaje.

Cuando uno usa la palabra peritaje, entiende que hay que someterse al dictamen de un perito porque no sabemos cuál es la verdad. Sin embargo, aquí se plantea el resultado del peritaje de forma distinta. Lo que usted me está diciendo es ‘hemos contratado una consultoría para ilustrarnos’. Entonces ¿las recomendaciones son de cumplimiento obligatorio o no?

Un perito, en función a su especialidad,  puede ayudar a enfrentar un problema específico que justamente requiere ese conocimiento. El problema en el proyecto Conga se inició fundamentalmente por el tema recursos hídricos. Los reparos de la población y de las autoridades eran: aguas superficiales, agua subterránea, y luego agregaron calidad del agua. En consecuencia los peritos, justamente son tres, tienen cada uno una tarea en ese sentido. Y lo que van a ver es qué cosa dice el EIA, verán si las medidas de mitigación fueron las adecuadas o cómo se pueden mejorar las mismas. Respecto a la obligatoriedad, en el derecho público el que toma la decisión final es el Estado. Eso significa que tendrá en cuenta el resultado del peritaje como fuente de información a la que el propio Estado ha recurrido. Pero el Estado siempre toma sus decisiones en función a las formas públicas y no en función a mecanismos privados. Entonces, yo no contestaría respecto a si es o no es obligatorio sino respecto a la manera cómo el Estado toma decisiones.

¿El peritaje es entonces un documento privado?

El peritaje es un documento privado contratado por el Estado.

Por lo tanto, sus recomendaciones no son obligatorias.

Las recomendaciones lo que son, son recomendaciones de expertos respecto a un tema específico pedido por el Estado y el Estado con esa información tomará una decisión.

¿Pero no obligan al Estado?

Es que al Estado nunca se lo obliga. El Estado solamente se puede obligar en función a sus formas públicas. Eso lo contestaría de esa manera.

Muy diplomático para decirme que no obliga. Dicho esto, ¿qué garantías tienen los peritos para realizar su trabajo en Cajamarca?

Hace tres horas que hablé por teléfono y estaban por tierra, camino a las lagunas, visitándolas. Y no tenían ningún problema. La población de Cajamarca no ha tenido mayor reparo en su presencia. Han tenido como siempre la presión de medios que los querían entrevistar, que es natural, pero tienen todas las garantías para hacer un trabajo correcto.

¿Hay –desde el punto de vista del MINAM- alguna posibilidad de perjudicar a la agricultura de Cajamarca, o al consumo de agua de Cajamarca por este proyecto?

En toda actividad minera, siempre hay un nivel de intervención en la naturaleza. El EIA intenta identificar cuál es la situación de inicio. Por eso un EIA tiene cuatro partes. Hay una línea de base. Luego identifica las actividades que se van a desarrollar. Tercero, cuáles son los impactos y al final cómo voy a eliminar, evitar, reducir, mitigar los impactos. El EIA es un estudio que tiene justamente por objeto garantizar que los impactos no se produzcan, que se minimicen, o eviten, o que en caso sean inevitables puedan ser compensados de otra manera. Si estamos hablando de agua, que no se pierdan calidad ni cantidad del agua. El estudio tiene que tener siempre, en cualquier actividad económica, esas características. Justamente, como la desconfianza se ha generado frente al hecho de que podrían ser los recursos hídricos afectados, se ha contratado este peritaje.

¿La desconfianza es del Estado o de la población?

La desconfianza es de la población.

¿Del Estado no?

No podría contestarte si hubo o no hubo una desconfianza del Estado, porque partimos del hecho de que esto fue aprobado en octubre del 2010. No obstante esto, estamos contratando este peritaje para eliminar cualquier duda respecto a la confianza que pueda generar esta información. Un EIA más el peritaje lo que debe establecer son las medidas para que justamente no haya  afectación ni en la agricultura, ni en el tema de cantidad o calidad de agua. Esa es la misión del Estado en este tema específico.

Le voy a leer una frase que me dijo el padre Arana, de hace pocos días, cuando lo entrevisté. “El Ministerio del ambiente no tiene capacidad institucional para fiscalizar el cumplimiento de sus estándares. Por lo tanto lo mejor es que la minería no exista”.

Son dos temas. Primero, la capacidad del Ministerio del Ambiente. Este es un ministerio todavía joven que no ha llegado ha cumplir cuatro años, pero que ha ido posicionándose para cumplir sus tareas que son bastantes para la magnitud del territorio, las actividades económicas y sus impactos. Tenemos el OEFA que ya tiene a cargo la tarea de fiscalizar minería, electricidad, e hidrocarburos y tiene pendiente la transferencia de los asuntos del sector producción. El OEFA, con limitaciones, está haciendo su tarea. Pero una de las cosas que nos hemos propuesto en esta gestión, y es además un ofrecimiento del propio presidente, es fortalecer la fiscalización ambiental y fortalecer al OEFA. ¿Qué necesitamos para fortalecerlo? Uno, mayores recursos. Necesitamos buscar que se garantice un flujo adecuado de recursos para la fiscalización.

¿Se pensó pasarla a PCM en un momento?

En algún momento, pero ahora se ha visto por conveniente fortalecerlo. El sector ambiente tiene un rol que cumplir desde la fiscalización y estamos trabajando la manera de fortalecer la fiscalización de la gran y mediana minería. La fiscalización para la pequeña minería, minería artesanal y minería ilegal, corresponde a las regiones.

¿Tiene o no tiene la capacidad institucional, hoy, de fiscalizar los estándares ambientales de la gran minería?

Sí la tiene. Creo que siempre se puede fortalecer y puede ser siempre mejor, pero sí la tiene. A través de la OEFA se hacen visitas continuas e inopinadas a las operaciones mineras, se inician procesos administrativos sancionadores, se procesan denuncias.

¿Debe prohibirse el uso del cianuro?

El día de ayer se han establecido mecanismos de fiscalización de sustancias, como el cianuro y el mercurio. Lo que debe establecerse son formas o medidas para que este tipo de sustancias se utilicen, se comercialicen y se transporten de manera adecuada. Existen además códigos de cianuro.

Lo que le piden es la prohibición absoluta.

El cianuro, el mercurio u otros compuestos, porque están los métodos gravimétricos, se utilizan no por una cuestión de capricho. Se utilizan en función a la dimensión del yacimiento, a la ley de cabeza del mineral y a la manera cómo se presenta el mineral en el subsuelo. El uso de una sustancia química no es un uso caprichoso, en consecuencia no puede haber prohibiciones a ciegas.

¿Quién contamina más? ¿Yanacocha o Doe Run? (Risas.)

Bueno, no hablemos de niveles de contaminación, hablemos de los impactos. ¿Qué cosa impacta más? Los impactos ambientales no solamente deben considerarse por el tipo de sustancia no deseada que estoy introduciendo al ambiente.

El Ministro da una larga y muy técnica disertación sobre todas las formas de contaminación posible en agua, aire, suelo, en una fundición, en un socavón o en una operación de tajo abierto. Pasa por todos los procesos y sus formas de mitigación y control para que  finalmente pueda  preguntarle de nuevo:

¿No se puede contestar qué contamina más? ¿Yanacocha o Doe Run? (Risas.)

Es que nuevamente, yo no quiero hablar de quién contamina sino de qué actividad tiene más impacto.

¿Qué actividad tiene más impacto? ¿Yanacocha o Doe Run?

Bueno, depende nuevamente.

(Risas.) No me quiere contestar. Lo que pasa es que el presidente del Congreso ha dicho que más contamina Yanacocha. Luego, en el mismo Congreso se promueve un proyecto de ley que le da nuevas facilidades a Doe Run. Y el ministro ¿no contesta?

No contesta.

¿Qué va a pasar después de que salga el peritaje? El señor Santos ha ido a Bélgica a buscar apoyo. Anuncia su propio peritaje, así como actividades de protesta.  Sale el peritaje, supongamos que tiene algunas medidas interesantes. El Estado las aplica. El proyecto Conga, va.  Y luego tienen un movimiento social en Cajamarca furioso con el resultado, ¿Qué van a hacer ahí?

Reconozco que es complicado pensar qué puede pasar en el futuro. No hay una absoluta certeza de cuáles van a ser los niveles de reacción. Pero yo soy un convencido que podemos lograr, a diferencia de muchos otros casos en el Perú, donde los conflictos han generado más violencia e incluso muertes, que en este caso específico –aun cuando es cuesta arriba- , un entendimiento.

¡Usted es un hombre optimista!

Optimista, sí claro. Si no fuera optimista no estaría aquí.

Del lado de los que se oponen a la minería, no hay posibilidad alguna de que el proyecto avance ni siquiera con las técnicas más eficientes y con impactos mínimos. Simplemente no quieren minería en Cajamarca. Punto.

El escenario respecto a personas u organizaciones que se oponen a la minería no es un escenario nuevo. Siempre ha existido. Son libres en pensar  la manera cómo quieren mirar el desarrollo, con o sin minería. Cuál es la actividad alternativa, esa es otra discusión. Pero en este caso específico, a diferencia de casos del pasado, se está intentando enfrentar la conflictividad del proyecto Conga con tres grandes líneas estratégicas para generar entendimiento. Uno, la famosa Mesa de Desarrollo, que yo creo que es una medida acertada del gobierno para intentar que el bienestar pueda llegar con carreteras, saneamiento o la famosa represa de Chonta, anhelo de Cajamarca por décadas. La segunda es el peritaje, y como yo he dicho más de una vez, el peritaje es una respuesta ad hoc a un problema determinado.  La tercera pasa, y en el gobierno estamos trabajando en ello, es que a su vez seamos capaces de mejorar el marco a partir del cual se desarrollan actividades mineras en el Perú. El Presidente de la República en Davos lo señaló con claridad, cuando se reunió con los cuatro CEO’s de las empresas mineras más grandes del mundo. Queremos “reglas para una nueva minería en el Perú”.

Las tres medidas son positivas y razonables. El Estado modifica sus normas mineras, hace una mesa de desarrollo, les da plata para la represa de Chonta, el peritaje se respeta. Todo macanudo. Pero igual le toman la carretera, y le dicen de nuevo que van a tomar Cajamarca quince, veinte días, paralizándola. ¿Qué va a hacer el gobierno ahí?

“Piano, piano, se va lontano”. Mira, cuando se produce la gran crisis con Estado de Emergencia y paro en Cajamarca, muchos pensaron que se iba a llegar a un nivel de escalada de violencia que iba a ser indetenible. Tres meses después sigue siendo difícil, pero las condiciones han mejorado. Queda claro que algún paso aunque sea pequeño ya se ha dado. Permitamos que las cosas avancen. Yo miro las cosas con optimismo.

¿Usted cree que el problema es técnico o político?

Es una combinación.

Si el problema es técnico, se pueden satisfacer todas las expectativas técnicas de la población de Cajamarca. Pero si el tema es político, es decir, hay una posición antiminera per se, no hay nada que hacer.

Estamos trabajando para que cualquier duda que pueda existir sobre este proyecto minero se pueda despejar. Por eso es que yo no contesto nunca cuando me hacen la pregunta ¿Conga va o Conga no va?  Yo digo: paso a paso, vamos avanzando paso a paso, con confianza y con diálogo y en algún momento llegaremos a alguna decisión que espero que genere mayor conciencia. Y no creo que tenga que ver con tiempo, tiene que ver con capacidad de escucha y capacidad de respuesta. Ten en cuenta que para algunos es Conga, para otros es minería a nivel nacional, para otros es Islay, para otros es Tacna y Southern, para otro es Ares, Anabi. Entonces, estamos hablando de distintos proyectos mineros y no solamente mineros, también de otro tipo de infraestructura a nivel nacional.

¿Si les ganan esta pelea, les ganan todas las demás?

Yo no creo que sea un problema de esta pelea. Este es un gobierno que tiene siete meses. En mi caso una gestión que no llega a tres meses. Definitivamente =. Dar un nuevo mensaje que intente conectar lo técnico a lo político. ¿Es fácil? De ninguna manera es fácil, pero seguiremos trabajando en eso. Ahora, creo que lo que hemos venido haciendo en los últimos tres meses en todo caso ha sido positivo. Ha generado algún nivel de paz social, que es lo mínimo que debemos tener para ir mejorando. No me quiero adelantar a la respuesta de lo que va a pasar en los próximos días, pero hay que seguir trabajando activamente en esto.

Pero, digamos,  ¿y si tuviera que apostar a un caballo?

(Risas.) No me gustan las apuestas.

—-
Tomado de diario on line LaRepublica.pe
Fecha de publicación en El E-cochaski:
Martes 6 de marzo de 2012

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s